La denuncia que complicó al gobernador neuquino – Juan Ignacio Alsina – Primera parte.

La entabló un poderoso vecino de Chos Malal que reveló el manejo territorial de Juan Ignacio Alsina quien, además, intentó el traslado de la capital a Las Lajas, donde estaban sus tierras.

Mientras muchos hombres de bien cerraban el primer gran capítulo fronterizo con Chile (liderados por Francisco P. Moreno), otros funcionarios de rango tenían mezquinos objetivos a cumplir: sus intereses personales. Es más, querían acrecentarlos desde la función pública.

En esos días de 1903 el presidente Julio Argentino Roca guardaba cama ligeramente indispuesto, tras festejos del Año Nuevo, agasajos carnívoros o el más gourmet de su ayudante Gramajo (el del revuelto).

 » Continuar leyendo en Más Neuquén

Botón volver arriba